He aqui que veo a mi padre

He aqui que veo a mi padre

oración vikinga en nórdico antiguo

«He aquí que os envío al profeta Elías antes de que llegue el día grande y terrible del Señor. Y él convertirá los corazones de los padres hacia sus hijos y los corazones de los hijos hacia sus padres, no sea que yo venga y golpee la tierra con un decreto de destrucción total».

Un canto de ascensión. De Salomón. Si el Señor no construye la casa, los que la construyen trabajan en vano. Si el Señor no vigila la ciudad, en vano permanece despierto el vigilante. En vano te levantas temprano y te vas tarde a descansar, comiendo el pan de un ansioso trabajo; porque él da a sus amados el sueño. He aquí que los hijos son una herencia del Señor, el fruto del vientre una recompensa. Como flechas en la mano del guerrero son los hijos de la juventud. Bienaventurado el hombre que llena su carcaj con ellos. No será avergonzado cuando hable con sus enemigos en la puerta.

No tengas envidia de los hombres malos, ni desees estar con ellos, porque sus corazones traman violencia, y sus labios hablan de problemas. Por la sabiduría se construye una casa, y por la inteligencia se establece; por el conocimiento se llenan las habitaciones con todas las riquezas preciosas y agradables. El hombre sabio está lleno de fuerza, y el hombre de conocimiento aumenta su poderío, …

la oración vikinga del 13º guerrero

Mateo 18:10 Versos paralelos [⇓ Ver comentario ⇓]Mateo 18:10, NVI: «Miren que no desprecien a uno de estos pequeños. Porque os digo que sus ángeles en el cielo ven siempre el rostro de mi Padre en el cielo. «Mateo 18:10, ESV: «»Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeños. Porque os digo que sus ángeles en el cielo ven siempre el rostro de mi Padre que está en el cielo»: «Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeños, porque os digo que en el cielo sus ángeles ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos. «Mateo 18:10, RVR: «‘Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeños, porque os digo que en el cielo sus ángeles ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos. «Mateo 18:10, RVR: «‘Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeños. Porque os digo que en el cielo sus ángeles están siempre en presencia de mi Padre celestial». Mateo 18:10, CSB: «‘Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeños, porque os digo que en el cielo sus ángeles ven continuamente el rostro de mi Padre que está en el cielo».

oración funeraria en nórdico antiguo

Durante la película, cuando conoce a Korg por primera vez, vemos a Thor aún afligido por la pérdida de su padre. Está de rodillas cuando empieza a citar un poema específico sobre los valientes que entran en el Valhalla. Parecía ser un poema que posiblemente había crecido recitando. Mientras lo citaba aparece Loki. ¿Qué dijo realmente Thor en el poema?

Además, no fue recitado por un guerrero, sino por una esclava antes de ser ejecutada ritualmente tras la muerte de su amo. Puedes encontrar un desglose de esto en este sitio web con algunos otros enlaces también.

13º guerrero veo a mi padre

La construcción de barcos, las tácticas de guerra, las creencias religiosas, las lecciones de vida, etc. de los vikingos se condensan en las siguientes citas vikingas. Que estas mejores citas vikingas y dichos de sabiduría te inspiren y guíen a un mejor destino.  Nunca subestimes a las personas que utilizan la fuerza física para hacer que otras personas se arrodillen. Porque los guerreros como los vikingos no sólo eran físicamente fuertes, sino que también eran inteligentes y sabios.  La experiencia alimenta el conocimiento. A los corazones enérgicos y las mentes audaces de los vikingos no les falta experiencia.

Nunca temas enfrentarte a los retos. Acepta el reto y déjate llevar por el regocijo de la gloria. De lo contrario, te pasarás la vida temiendo y un día el desafío te encontrará y te dejará fuera de combate.

No hagas nunca promesas que no tengas intención de cumplir. El Dios Tyr no habría tenido que sacrificar su mano sin la hazaña de romper el juramento de los dioses. El Ragnarok no habría tenido que ocurrir si los Dioses no se hubieran retractado de sus palabras. Aunque es amargo pero cierto.

El odio puede convertir a Fenrir el pequeño cachorro en el Dios de la Destrucción. Si has herido a alguien, ya sea accidental o intencionadamente, ten cuidado porque puede devolverte el daño. No se trata del odio. Se trata de tu sabiduría para protegerte cuidadosamente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad