Cosas que hacer cuando no sabes que hacer

Cosas que hacer cuando no sabes que hacer

Qué hacer cuando no sabes qué hacer contigo mismo

Sentirse vulnerable o abrumado puede ser una bandera roja, un momento en el que necesitamos hacer una pausa y pensar intencionadamente en cuál es el siguiente paso. De hecho, muchas empresas ofrecen ahora jornadas de salud personal o mental, reconociendo la importancia del autocuidado, lo cual es fantástico. Pero ¿qué podemos hacer cuando no podemos tomarnos un tiempo o necesitamos avanzar en el momento? ¿Y si no queremos pedir ayuda? ¿Cómo podemos volver a encarrilarnos y salir de nuestras casillas?

Hay una gran cantidad de investigaciones basadas en pruebas que demuestran que hacer ejercicio mejora el estado de ánimo. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo libera endorfinas que te dan un «subidón» natural. ¿Te has preguntado alguna vez por qué los corredores sonríen? Porque tienen un alto nivel de endorfinas.

Para conseguir un mayor impacto, haz ejercicio al aire libre, aprovechando la vitamina del sol: la vitamina D. Incluso un breve paseo alrededor de la manzana liberará serotonina y otras endorfinas. No hace falta que sudes para despejar la mente, simplemente muévete.

¿Sabías que puedes sonreír para cambiar tu mente? Sonreír libera un grupo de hormonas del bienestar -endorfinas, dopamina y serotonina- que actúan como un analgésico natural y un antidepresivo para el cerebro. El simple acto de sonreír puede ayudar a cambiar tu perspectiva.

Qué hacer cuando no sabes qué hacer en una relación

Nadie te dará la respuesta correcta a esta pregunta porque hay muchos detalles que deben conocerse. Pero, se puede hacer una estimación aproximada basada en el equipo que tiene algunos factores más. Una cosa que hay que mencionar es que la minería ha cambiado mucho a lo largo de los años.

Se supone que los abogados son imparciales. Los abogados están formados para ver los dos lados de un asunto y dar el mismo peso a cada lado. Se supone que su mantra es: «Mi cliente es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad».

Se supone que los abogados son imparciales. Los abogados están entrenados para ver ambos lados de un asunto y dar el mismo peso a cada lado. Se supone que su mantra es: «Mi cliente es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad». Pero si está pensando en convertirse en abogado defensor, no es tan sencillo. Los abogados defensores argumentan que sus clientes son inocentes porque no quieren que sus acciones parezcan sospechosas de ninguna manera. Esencialmente dicen por el bien del propio argumento. Si está tratando de decidir si convertirse en un abogado defensor es algo que le gustaría hacer, aquí hay cinco razones por las que vale la pena considerar:

Cosas divertidas que hacer cuando no sabes qué hacer

Una vida con sentido está llena de decisiones. A veces la vida va sobre ruedas, y otras veces te quedas atascado. Realmente atascado. La vida avanzará con o sin ti, así que sabes que tienes que tomar una decisión. Algunas elecciones son pequeñas, pero otras pueden dirigir tu vida en direcciones inesperadas.

Entonces, ¿qué haces cuando no sabes qué hacer? La respuesta no es la misma para todo el mundo, pero se puede llegar a una decisión por muchos caminos diferentes. Trabajar con la indecisión puede ser una experiencia desafiante, especialmente si te enfrentas a un gran cambio en tu vida. Puedes encontrar la manera de desatascarte, considerar tu decisión y pasar a la acción con la mente tranquila.

Deja de moverte y deja que todos tus pensamientos y emociones fluyan a tu lado como un río. En lugar de quedarte en la corriente, párate en la orilla del río. Despréndete de tus pensamientos y sentimientos, dejando que fluyan a tu lado. Esta visualización puede ser una forma sencilla de meditación.

Decide no decidir ahora mismo. Si tu decisión no es urgente, aplázala durante un tiempo. Hacer esto puede ser útil si tu situación está cambiando mucho. Puede que te resulte difícil avanzar si tus cimientos se están moviendo debajo de ti.

Cosas que hacer cuando no sabes qué hacer con tu vida

He encontrado la manera de aprovechar al máximo estos días confusos o inciertos y reconocer que tal vez mi cerebro está tratando de enviarme un mensaje -como: «¡Dame un respiro!». O tal vez simplemente: «Dame algo de tiempo para resolver esto».

Hay algo en estar al aire libre y moverse que despeja la cabeza. E incluso si no restablece totalmente las funciones cerebrales, quemarás algunas calorías y te sentirás mejor físicamente. Eso cuenta para algo.

Escoge alguna tarea sencilla que tengas delante y que no requiera decisiones difíciles o pensamientos intensos. De todos modos, estarás logrando algo, aunque no sea lo más importante que crees que deberías hacer o decidir.

O puedes pedirle prestado el cerebro a un mentor o consejero para que te ayude a resolver tu inercia o confusión. Que alguien te haga preguntas que tal vez no hayas tenido en cuenta te ayudará a aclarar lo que tienes que hacer a continuación.

Siéntate en silencio durante 10-15 minutos, respirando lentamente y observando tu respiración. Deja que tus pensamientos fluyan sin juzgarlos. Continúa concentrándote en tu respiración, apartando suavemente los pensamientos a medida que vayan surgiendo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad