Fractura de pata de perro

Fractura de pata de perro

Tratamiento casero de la pata rota del perro

Las fracturas de las mascotas pueden ser aterradoras, y es importante asegurarse de que se atiendan rápidamente. A menudo las fracturas requieren cirugía para permitir que los huesos de su mascota se curen correctamente y para limitar la cojera futura.

Las preguntas más comunes que recibimos en relación con las fracturas giran en torno a las expectativas y los plazos. En este blog, pretendemos darle una mejor comprensión de lo que puede esperar antes, durante y después de la cirugía de reparación de fracturas.

Si su mascota tiene una fractura (hueso roto), casi siempre será evidente. Notará una cojera importante (cojera) y su perro intentará limitar el peso que ejerce sobre la extremidad sosteniéndola. En los casos graves de fracturas múltiples (por ejemplo, en un accidente de coche o en una caída fuerte), el perro puede ser incapaz de moverse o no querer hacerlo.

Otros signos de fractura son la hinchazón, el dolor o el movimiento anormal de las extremidades. Si nota alguno de estos signos de fractura en su mascota, llévela inmediatamente al veterinario si aún no lo ha hecho.

Antes de tratar las fracturas, su veterinario querrá evaluar a fondo a su mascota para asegurarse de que no hay otras lesiones en órganos vitales. Es probable que pida radiografías de la zona afectada y puede sedar a su mascota para mantenerla tranquila y estable durante este proceso. También puede recomendar análisis de sangre, radiografías de tórax o ecografías para evaluar mejor el estado de su mascota.

Síntomas de rotura de huesos en perros

Las lesiones en las patas de los perros son bastante comunes. Como padre de una mascota, es posible que su perro sufra algún día una fractura de pata. Pero, ¿qué ocurre con las secuelas y el proceso de curación de la fractura? Cuando traiga a su perro a casa del veterinario, unos sencillos consejos le ayudarán a mantenerse en forma y a recuperarse más rápidamente.

CONSIDERE LA REHABILITACIÓN CANINA: Es posible que quiera discutir la opción de la rehabilitación canina con su veterinario. Esto vendrá después/durante la recuperación y no debe considerarse una alternativa a la visita a su veterinario cuando la lesión es aguda.

Es peligroso dejar que la pata rota de un perro se cure sin tratamiento o sin la supervisión de un veterinario. Aunque un hueso roto se cura de forma natural por sí mismo (mediante la remodelación del hueso), eso no significa que vaya a curarse correctamente. El hueso puede fijarse de forma incorrecta, por lo que dejar que un hueso se cure por sí solo puede causar deformidades permanentes. Además, una vez que el hueso se ha fusionado no se puede volver a colocar. La mala colocación de un hueso roto también puede hacer que su perro sea más susceptible de sufrir futuras fracturas.

Fractura de pata de gato

Los perros pueden romperse los huesos de diversas maneras. Algunos ejemplos comunes son los accidentes de coche, las caídas desde una altura o incluso el hecho de jugar demasiado fuerte con otros perros o personas. Los perros con una afección preexistente, como un tumor o una enfermedad ósea metabólica como el raquitismo, tendrán huesos más débiles, más propensos a romperse.

Los perros pequeños y las razas de perros de juguete son más propensos a sufrir fracturas en las patas porque sus huesos son mucho más pequeños y frágiles. Es especialmente importante ser suave cuando se juega con los perros pequeños y evitar que salten de los muebles o se caigan de superficies elevadas, como por ejemplo de los brazos de una persona.

Los huesos rotos se manifiestan como bultos o protuberancias en la articulación del perro, que están hinchados y duelen al tacto. El animal puede negarse a tumbarse o a ejercer presión sobre la extremidad, o lamerse en exceso. La cojera o la movilidad limitada son también indicadores de una fractura ósea. Si sospecha que se trata de una fractura ósea, es conveniente que acuda rápidamente al veterinario, para que pueda realizar un examen y radiografías que determinen el daño y el tratamiento.

Fractura de pata de vaca

Las fracturas pueden ser muy evidentes, sobre todo si el hueso roto sobresale a través de la piel del perro. Sin embargo, cualquier signo de dolor o molestia después de un accidente o lesión podría ser una posible rotura o dislocación. El llanto, la cojera, la hinchazón, incluso la deformación con acortamiento de la pata afectada, también nos indican que algo va muy mal. Los abscesos, las semillas de hierba que migran y las lesiones musculares, de tendones y de ligamentos pueden causar síntomas similares y niveles de dolor iguales.

Los objetivos principales del tratamiento son siempre reducir el dolor y el riesgo de nuevos accidentes, así como evitar la infección. Si sospecha que su perro se ha roto un hueso, no intente recomponer los fragmentos óseos ni aplicar antisépticos o pomadas en las fracturas abiertas. Lleve a su perro al veterinario inmediatamente.

También puede ser necesario ponerle un bozal, ya que el dolor, la ansiedad y la agresividad (morder a los dueños en defensa propia) son habituales. Las fracturas abiertas expuestas deben cubrirse con una gasa limpia, como una venda, una camiseta limpia o un paño de cocina, aplicando una suave presión para que siga sangrando. De camino al veterinario, intenta sujetar las extremidades rotas con toallas y mantener al perro caliente para evitar el shock.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad