De que tamaño es la vaquita marina

De que tamaño es la vaquita marina

Hurón de patas negras

El área de distribución de Phocoena sinus es extremadamente restringida. Esta especie de marsopa sólo se encuentra en el extremo norte del Golfo de California. La Phocoena sinus (comúnmente conocida como vaquita) sólo se encuentra en aguas poco profundas, cerca de la costa.

Una característica interesante de la vaquita es que es la única especie de marsopa que se encuentra en aguas tan cálidas. La mayoría de los focénidos están restringidos a aguas más frías de 20 grados Celsius, las vaquitas son únicas en su capacidad de tolerar grandes fluctuaciones anuales de temperatura (Hohn, et al, 1996). El Golfo de California puede experimentar rangos de temperatura de 14 grados C en enero a 36 grados C en agosto. Esto puede tener un efecto en la estacionalidad reproductiva de esta especie.

Phocoena sinus tiene entre 34 y 40 dientes que son unicúspides, o «como una bellota» (Silber, 1990) y un perfil rostral romo. P. sinus es físicamente similar a la marsopa de puerto (/Phocoena phocoena/) en muchos aspectos, con la excepción de que la vaquita es más delgada. Esto se ha explicado en términos de su hábitat más cálido – el cuerpo delgado aumenta la relación área de superficie/volumen aumentando así la disipación de calor en un ambiente cálido. Esta explicación también se ha utilizado para explicar la ocurrencia de apéndices más grandes dentro de esta especie (Hohn et al., 1996).

Vida útil de la vaquita

La vaquita marina fue descrita por primera vez como especie por dos zoólogos, Kenneth S. Norris y William N. McFarland, en 1958 después de estudiar la morfología de especímenes de cráneos encontrados en la playa[5] No fue hasta casi treinta años después, en 1985, que los especímenes frescos permitieron a los científicos describir su apariencia externa completamente[6].

El género Phocoena comprende cuatro especies de marsopas, la mayoría de las cuales habitan en aguas costeras (la marsopa de anteojos es más oceánica). La vaquita está más estrechamente relacionada con la marsopa de Burmeister (Phocoena spinipinnis) y menos con la marsopa de anteojos (Phocoena dioptrica), dos especies limitadas al hemisferio sur. Se cree que sus antepasados se desplazaron hacia el norte a través del ecuador hace más de 2,5 millones de años durante un período de enfriamiento en el Pleistoceno[6] La secuenciación del genoma de un individuo capturado en 2017 indica que las vaquitas ancestrales ya habían pasado por un importante cuello de botella poblacional en el pasado, lo que podría explicar por qué los pocos individuos que quedan siguen estando sanos a pesar del bajísimo tamaño de la población[7].

Saola

La vaquita marina es el mamífero marino más raro del mundo, y está en peligro crítico de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). En 2016, se estimaba que solo quedaban 30 de estas marsopas. Pero nuevas investigaciones sugieren que el número se ha reducido en más de un tercio, quedando menos de 20 vaquitas en la Tierra. Lo cual es probablemente una población demasiado pequeña para que la vaquita pueda reproducirse con éxito y reponer su población. Aquí hay 11 cosas que hay que saber sobre la especie antes de que desaparezca para siempre.

Bonobo

La vaquita marina fue descrita por primera vez como especie por dos zoólogos, Kenneth S. Norris y William N. McFarland, en 1958 tras estudiar la morfología de especímenes de cráneos encontrados en la playa[5]. No fue hasta casi treinta años después, en 1985, que los especímenes frescos permitieron a los científicos describir completamente su aspecto externo[6].

El género Phocoena comprende cuatro especies de marsopas, la mayoría de las cuales habitan en aguas costeras (la marsopa de anteojos es más oceánica). La vaquita está más estrechamente relacionada con la marsopa de Burmeister (Phocoena spinipinnis) y menos con la marsopa de anteojos (Phocoena dioptrica), dos especies limitadas al hemisferio sur. Se cree que sus antepasados se desplazaron hacia el norte a través del ecuador hace más de 2,5 millones de años durante un período de enfriamiento en el Pleistoceno[6] La secuenciación del genoma de un individuo capturado en 2017 indica que las vaquitas ancestrales ya habían pasado por un importante cuello de botella poblacional en el pasado, lo que podría explicar por qué los pocos individuos que quedan siguen estando sanos a pesar del bajísimo tamaño de la población[7].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad