10 ejemplos de reproduccion sexual

10 ejemplos de reproduccion sexual

Reproducción sexual y reproducción asexual

La reproducción sexual fue una innovación evolutiva temprana tras la aparición de las células eucariotas. Durante la reproducción sexual, el material genético de dos individuos se combina para producir una descendencia genéticamente diversa que difiere de sus padres. El hecho de que la mayoría de los eucariotas se reproduzcan sexualmente es una prueba de su éxito evolutivo. En muchos animales, es el único modo de reproducción. Se cree que la diversidad genética de la descendencia producida por vía sexual da a las especies más posibilidades de sobrevivir en un entorno imprevisible o cambiante.

Los científicos reconocen algunas desventajas reales de la reproducción sexual. A primera vista, crear una descendencia que sea un clon genético del progenitor parece ser un sistema mejor. Si el organismo padre ocupa con éxito un hábitat, la descendencia con los mismos rasgos tendría un éxito similar. Las especies que se reproducen sexualmente deben mantener dos tipos diferentes de individuos, machos y hembras, lo que puede limitar la capacidad de colonizar nuevos hábitats, ya que ambos sexos deben estar presentes. Por lo tanto, hay un beneficio obvio para un organismo que puede producir descendencia siempre que las circunstancias sean favorables mediante brotes asexuales, fragmentación o huevos asexuales. Estos métodos de reproducción asexual no requieren otro organismo del sexo opuesto. De hecho, algunos organismos que llevan un estilo de vida solitario han conservado la capacidad de reproducirse asexualmente. Además, en las poblaciones asexuales, todos los individuos son capaces de reproducirse. En las poblaciones sexuales, los machos no producen la descendencia por sí mismos. En teoría, una población asexual podría crecer el doble de rápido.

Fisión

El pato moteado (Anas fulvigula) pone sus huevos en nidos de hierba cerca del suelo, generalmente cerca del agua. Aunque este nido parece bastante lleno con nueve huevos, una nidada de patos moteados puede contener hasta doce o trece huevos.

Los organismos son genéticamente diversos gracias a la reproducción sexual. La reproducción sexual comienza con los espermatozoides y los óvulos, que se producen mediante un proceso llamado meiosis. Estas células se denominan haploides porque contienen la mitad del número de cromosomas que el progenitor. En la reproducción sexual, un espermatozoide haploide del progenitor masculino fecunda el óvulo haploide del progenitor femenino para producir lo que se denomina un cigoto diploide.

Zigoto es el término técnico para referirse a un óvulo fecundado. El número diploide de cromosomas es el número normal de cromosomas que se encuentran en todas las células regulares de un organismo. El cigoto crece y se convierte en un nuevo organismo. Es genéticamente diferente de ambos progenitores porque la mitad de sus cromosomas proceden del progenitor masculino y la otra mitad del femenino, lo que le confiere una combinación única de genes.

Fragmenta

En biología, un ciclo de vida biológico (o simplemente ciclo de vida o ciclo vital cuando el contexto biológico es claro) es una serie de cambios de forma que experimenta un organismo, volviendo al estado inicial. «El concepto está estrechamente relacionado con los de historia de la vida, desarrollo y ontogenia, pero difiere de ellos al hacer hincapié en la renovación»[1][2] Las transiciones de forma pueden implicar crecimiento, reproducción asexual o reproducción sexual.

En algunos organismos, se suceden diferentes «generaciones» de la especie durante el ciclo vital. En el caso de las plantas y muchas algas, hay dos etapas multicelulares, y el ciclo vital se denomina alternancia de generaciones. A menudo se utiliza el término historia de la vida, sobre todo para organismos como las algas rojas, que tienen tres etapas multicelulares (o más), en lugar de dos[3].

Los ciclos de vida que incluyen la reproducción sexual implican la alternancia de estadios haploides (n) y diploides (2n), es decir, se produce un cambio de ploidía. Para volver de un estadio diploide a un estadio haploide, debe producirse la meiosis. En cuanto a los cambios de ploidía, existen 3 tipos de ciclos:

Diferencia entre reproducción sexual y asexual

La reproducción sexual es una característica adaptativa común a casi todos los organismos pluricelulares (y también a algunos unicelulares), ya que muchos son incapaces de reproducirse asexualmente. Antes de la aparición de la reproducción sexual, el proceso de adaptación por el que los genes cambiaban de una generación a otra (mutación genética) ocurría de forma muy lenta y aleatoria. El sexo evolucionó como un mecanismo extremadamente eficiente para producir variación, y esto tuvo la gran ventaja de permitir a los organismos adaptarse a entornos cambiantes. Sin embargo, el sexo tuvo un coste. Al reproducirse asexualmente, no es necesario gastar tiempo ni energía en la elección de la pareja. Y si el entorno no ha cambiado, puede haber pocas razones para la variación, ya que el organismo puede estar bien adaptado. Sin embargo, el sexo ha evolucionado como el medio más prolífico de ramificación de las especies en el árbol de la vida. La diversificación en el árbol filogenético se produce mucho más rápidamente a través de la reproducción sexual que por medio de la reproducción asexual.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad