Que es un reten

Que es un reten

qué es un anticipo después de la ortodoncia

Un anticipo es una cantidad de dinero que se paga por adelantado para garantizar los servicios de un consultor, autónomo, abogado u otro profesional. Lo más habitual es que los honorarios de retención se paguen a terceros que han sido contratados por el pagador para realizar una acción específica en su nombre. Estos honorarios, casi siempre pagados por adelantado, sólo garantizan el compromiso del receptor. Además, los honorarios de retención no suelen representar el coste final total de los servicios prestados.

Un honorario de retención es un pago por adelantado que realiza un cliente a un profesional, y se considera un anticipo de los futuros servicios prestados por ese profesional. Independientemente de la ocupación, los honorarios de retención financian los gastos iniciales de la relación laboral. Por este motivo, este tipo de honorarios suele permanecer en una cuenta separada del salario por hora del consultor, autónomo o abogado. Esto garantiza que el dinero no se utilice para fines personales antes de que los servicios se hayan prestado por completo.

Por ejemplo, un abogado puede cobrar 500 dólares de honorarios de anticipo. Si el abogado cobra un total de 100 dólares por hora, el anticipo cubre todos los servicios hasta el límite de cinco horas. A continuación, el abogado factura al cliente el coste de las horas adicionales que invierte en nombre del cliente.

¿qué es un acuerdo de retención?

El objetivo del acuerdo de retención es establecer las obligaciones de las partes para que todas ellas estén de acuerdo con los servicios que se prestarán, cómo se prestarán, cuándo y a qué coste. Los acuerdos de retención suelen utilizarse para contratar abogados y autónomos.

La cuota de retención garantiza que el proveedor de servicios contratado reserve tiempo para el cliente en el futuro cuando haya necesidad de sus servicios. A diferencia de un contrato único, un acuerdo de retención es un contrato de trabajo a largo plazo y, por tanto, puede retener servicios continuos.

cada mes al cliente. A cambio de bloquear esas horas, el cliente paga por adelantado al contratista una determinada cantidad de honorarios, denominada cuota de retención. Una vez completado el trabajo, la cuota de retención se aplica a lo que se le debe al contratista, y las demás horas se facturarán a la tarifa establecida por el contratista.

Las retenciones tienen múltiples ventajas. La mayoría de los autónomos y las empresas estarían de acuerdo en que sus beneficios superan a los inconvenientes. Sin embargo, el acuerdo de retención tiene sus inconvenientes, tanto para el cliente como para el profesional. Algunos de ellos se comentan a continuación:

qué es un contrato de retención

¿Está de acuerdo en que, la mayoría de las veces, la ejecución de proyectos en una empresa de consultoría puede parecer un poco inestable en términos de ingresos y beneficios? «Un mes, tu agenda está llena de proyectos. Conoces al cliente con el que trabajas, lo que haces para él y cuándo llega tu próximo cheque. Al mes siguiente, te ves obligado a trabajar a toda prisa», recuerda Michael Zipursky, de Consulting Success. Por suerte, puedes salir de este círculo vicioso cambiando a una nueva forma de gestionar los proyectos y las tareas en curso: los retenedores.

Un acuerdo de retención es un contrato de trabajo por encargo a largo plazo entre una empresa y un cliente que retiene los servicios en curso de usted (como negocio de consultoría) y le proporciona una cantidad estable de pagos. Se diferencia de otros modelos de precios en que el cliente paga por adelantado por un trabajo profesional que se determinará más adelante.

Los acuerdos de retención son cada vez más populares, ya que los sectores de servicios buscan una mayor estabilidad de los ingresos y quieren mejorar las relaciones con sus clientes. Entre todos los modelos de fijación de precios, también es una opción acertada para las consultorías, dados los beneficios que los acuerdos de retención aportan a la empresa en contraste con los proyectos puntuales de precio fijo.

qué es un anticipo en la época medieval

Los contratistas que terminan un proyecto para un cliente, o que pasan a ser consultores, pueden encontrar la oportunidad de proponer que sigan trabajando para el cliente, pero de forma contratada. Esto suele ocurrir cuando, por ejemplo, un contratista ha construido un sistema para su cliente que quiere que se mantenga, pero no necesita a alguien a tiempo completo para hacerlo.

Hay una gran variedad de modelos de contratación y métodos de cobro. Lo que la mayoría tiene en común es que se espera que un contratista esté disponible para prestar servicios de alto valor a sus clientes durante un tiempo determinado, a menudo con poco o ningún aviso.

Los contratos de retención no se adaptan a todos los contratistas ni a los tipos de servicios que ofrecen, porque la mayoría de los contratos de retención conllevan la obligación de prestar algunos servicios al cliente. A los contratistas que tienen la intención de seguir trabajando en una sucesión de contratos a tiempo completo les puede resultar difícil estar disponibles con poca antelación para los clientes que los tienen contratados.

Un anticipo suele ser un pago regular por parte de un cliente a un proveedor de servicios o a una persona para que esté «en espera». Ese pago permite al cliente acceder a los conocimientos y la experiencia de ese trabajador o proveedor de servicios cuando lo solicite, o durante un periodo de tiempo determinado.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad