Bosch sistemas de frenado

Bosch sistemas de frenado

Wikipedia

La seguridad de los vehículos es de suma importancia. Al fin y al cabo, con la creciente densidad de tráfico en las carreteras, la más mínima falta de atención del conductor puede provocar una situación que ponga en peligro su vida. Es en situaciones como ésta donde los sistemas de asistencia y seguridad al conductor pueden, sin embargo, desplegarse para ayudar al conductor. Pueden hacer cosas como predecir situaciones de conducción que pueden estar a punto de producirse, estabilizar el vehículo en situaciones críticas utilizando funciones de control de la dinámica del vehículo y mitigar las consecuencias si se produce un accidente.

Los sistemas de asistencia al conductor también abarcan temas como el confort, la individualización de la respuesta del pedal de freno, la recuperación eficiente de la energía cinética, la mejora de la agilidad del vehículo e incluso el placer de conducir, ya que estos temas son cada vez más objeto de atención.

Además de las tareas típicas de los sistemas de control de la conducción dinámica de los vehículos (por ejemplo, el mantenimiento de la maniobrabilidad durante el frenado, la estabilización y las funciones de confort, como la asistencia al arranque en pendiente), hoy en día están surgiendo requisitos adicionales en términos de funcionalidad en respuesta a los actuales impulsores de la innovación, como las tecnologías de tren motriz alternativo y la conducción autónoma. A menudo, esto requiere soluciones específicas para los vehículos. Así, en el contexto de la electrificación, por ejemplo, se requiere un reforzador de frenos sin vacío y una recuperación eficiente de la energía durante el frenado para mejorar la autonomía del vehículo. Al mismo tiempo, los requisitos más estrictos en materia de protección de los ocupantes del vehículo y de los peatones están dando lugar a tecnologías que permiten a los sistemas de frenado intervenir de forma más dinámica, aunque estas acciones deben realizarse siempre de forma segura y controlada. Además, con la gran variedad de nuevos conceptos de trenes motrices y vehículos disponibles actualmente en la industria, están cobrando importancia otros aspectos como el aumento de la agilidad y el placer de conducir, especialmente en el caso de los vehículos deportivos, como el aumento de la agilidad y el placer de conducir. Las operaciones automatizadas y autónomas (por ejemplo, el estacionamiento y la conducción) añaden nuevos retos; por lo tanto, la redundancia en el sistema de frenado debe garantizar que el vehículo pueda ser controlado con seguridad en caso de cualquier error o mal funcionamiento.

Freno regenerativo de bosch

El freno eléctrico integrado es una solución electrohidráulica, independiente del vacío, que combina el refuerzo de la fuerza de frenado y la funcionalidad del ESP® en una sola unidad. Ofrece la máxima dinámica y contribuye a que los vehículos híbridos y eléctricos sean aún más eficientes. Gracias a su diseño integrado, el peso y la complejidad se reducen al mínimo.

En los vehículos automatizados, el freno motor integrado se complementa con una unidad de freno redundante. Esto garantiza que, incluso en el improbable caso de que falle el freno motor integrado, el vehículo se detenga de forma segura y fiable sin que el conductor tenga que intervenir.

Cuando se acciona el pedal de freno, la unidad de control calcula la solicitud de frenado del conductor a través de los sensores integrados. El freno de potencia integrado desacopla los dos circuitos de frenado del pedal de freno y establece la conexión con el simulador de sensación del pedal.

Al mismo tiempo, la unidad de control calcula las señales de accionamiento del motor eléctrico. El motor eléctrico genera el movimiento del pistón hidráulico a través de un reductor. La presión hidráulica resultante se transmite a los frenos de las ruedas a través del líquido de frenos.

Sistema de frenos integrado

El freno eléctrico integrado es una solución electrohidráulica independiente del vacío que combina el refuerzo de la fuerza de frenado y la funcionalidad del ESP® en una sola unidad. Ofrece la máxima dinámica y contribuye a que los vehículos híbridos y eléctricos sean aún más eficientes. Gracias a su diseño integrado, el peso y la complejidad se reducen al mínimo.

En los vehículos automatizados, el freno motor integrado se complementa con una unidad de freno redundante. Esto garantiza que, incluso en el improbable caso de que falle el freno motor integrado, el vehículo se detenga de forma segura y fiable sin que el conductor tenga que intervenir.

Cuando se acciona el pedal de freno, la unidad de control calcula la solicitud de frenado del conductor a través de los sensores integrados. El freno de potencia integrado desacopla los dos circuitos de frenado del pedal de freno y establece la conexión con el simulador de sensación del pedal.

Al mismo tiempo, la unidad de control calcula las señales de accionamiento del motor eléctrico. El motor eléctrico genera el movimiento del pistón hidráulico a través de un reductor. La presión hidráulica resultante se transmite a los frenos de las ruedas a través del líquido de frenos.

Conjunto de potenciadores de freno bosch

Todo conductor se encuentra tarde o temprano en una situación en la que es necesario realizar una frenada de emergencia. Una frenada de emergencia o incluso una frenada sobre una superficie mojada o resbaladiza puede provocar el bloqueo de las ruedas del vehículo. El bloqueo de las ruedas reduce la adherencia entre los neumáticos y la superficie de la carretera y hace que el vehículo sea ingobernable. El sistema antibloqueo de frenos (ABS) de Bosch evita el bloqueo de las ruedas y permite una frenada segura.

La historia de éxito del ABS comenzó con el inicio de la producción del primer sistema de antibloqueo de las cuatro ruedas controlado electrónicamente para turismos. Fue un desarrollo en el que los ingenieros de Bosch habían trabajado durante nueve años.

La unidad hidráulica es el componente central de un sistema ABS. Incluye válvulas que controlan la presión de frenado en cada rueda individual, una bomba de retorno y una unidad de control electrónico. Además, cada una de las cuatro ruedas tiene un sensor de velocidad de las ruedas. Estos miden la velocidad de cada rueda y transmiten esta información a la unidad de control. Si una rueda está a punto de bloquearse en una frenada fuerte, el sistema reduce la presión de frenado en esa única rueda hasta que la amenaza de bloqueo haya pasado. Una vez que la rueda vuelve a girar libremente, se vuelve a aumentar la presión de frenado. Este aumento y liberación de la presión continúa hasta que el conductor reduce la fuerza aplicada al pedal de freno, o hasta que se supera la tendencia al bloqueo, si hay más agarre en la superficie de la carretera, por ejemplo. Dependiendo del sistema en cuestión, el pedal de freno puede pulsar.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad